Los profesionales que poseen un grado o certificación de alto nivel generan alta expectativa en la prestación de sus servicios. También les es exigible un elevado estándar de ética y por tanto no son poco frecuentes los casos de investigaciones o procedimientos penales por cuestiones relacionadas con su actividad profesional, prestación de servicios u oferta de productos. No obstante, la mayoría de los casos en que la evidencia es consistente con los hechos y el abogado penalista ejerce una buena representación, este tipo de casos puede resultar archivado.

En el caso de los atletas y deportistas, celebridades o personas políticamente expuestas, también pueden verse involucrados en procesos penales por temas recurrentes como el fraude fiscal -o en ocasiones, incluso, delitos leves- que, por el perfil que ostentan, requieren no sólo la mejor representación legal sino también una gestión de su reputación.

¿En qué consisten?

  • Imprudencia en actividades profesionales: Abogados, profesionales de la salud, contables, asesores financieros, ingenieros civiles y otros profesionales se encuentran sometidos a estrictas regulaciones y pueden, en ciertos casos, verse involucrados en investigaciones y procesos penales; incluso en los casos en que no exista riesgo de ir a prisión, pueden existir inhabilitaciones y un daño reputacional.
  • Delitos informáticos: las nuevas tecnologías abren paso a una serie de conductas relacionadas con el almacenamiento de información en registros informáticos, la monitorización de información de empleados de una organización o el acceso a invenciones o creaciones propiedad de terceros, todas ellas subsumibles en delitos tipificados en el Código Penal.
  • Delitos contra el honor: la difamación, la calumnia e injuria y los delitos contra la intimidad son conductas que habilitan a los agraviados a ejercer acciones penales y civiles. No es infrecuente que personas expuestas políticamente, deportistas, actores o músicos se vean involucrados en este tipo de procesos, sea como autores, sea como agraviados.
  • Apropiación indebida: Es un delito patrimonial que usualmente afecta a administradores o a quienes ejercen poderes de administración dentro de las organizaciones o tienen la capacidad de disponer de bienes de otras personas, incluyendo abogados.
  • Delito fiscal: Hacienda fiscaliza minuciosamente tanto a las organizaciones como a las personas físicas, si bien sólo los casos en que el presunto fraude alcanza las -significativas- cuantías legalmente establecidas se inicia el procedimiento penal. Esto hace que deportistas, personas del mundo del entretenimiento y empresarios con rentas elevadas, puedan ser objeto de un proceso judicial en materia penal por presunto delito fiscal, aun cuando no hayan tenido intención de cometer ningún delito.

¿Cómo puede ayudar un abogado penalista?

  • Asesoría en estrategias de defensa: desde que se inicia la investigación, las personas deberán tomar decisiones trascendentales que pueden incidir en el juicio; qué decir, cómo hacerlo y hasta las reacciones en público son importantes en un proceso. Contar con un equipo profesional competente, liderado por un penalista experimentado capaz de plantear la mejor estrategia de defensa desde el primer momento, contribuirá a un desenlace previsible, razonable y consensuado, con arreglo a las evidencias y en un proceso totalmente limpio.
  • Representación en Tribunales: cualquier ciudadano tiene derecho a un proceso con todas las garantías previstas en la ley, y a un resultado justo. El rol del abogado penalista en todo proceso es velar porque esas condiciones se cumplan y que las decisiones judiciales se fundamenten en la evidencia del caso.
  • Acusación particular: todos aquellos que se vean perjudicados en sus derechos por la comisión de un delito, tienen derecho a ejercer acusación particular y a contribuir a la determinación de responsabilidades, mediante un proceso que también puede habilitar a los particulares a solicitar la reparación del daño en concepto de responsabilidad civil por el delito.

Casos de referencia:

Futbolistas y cantantes se han visto involucrados en procedimientos penales por fraude fiscal. Usualmente se debe al establecimiento de estructuras fiscales complejas o a conflictos de residencia a efectos fiscales, que ocasionan diferencia de criterios entre lo argumentado por la Fiscalía y el criterio profesional de los asesores fiscales.

En Garberí Penal trabajamos estrechamente con peritos, auditores, economistas y abogados especialistas en Derecho Deportivo y Derecho Fiscal, altamente cualificados y especializados, como apoyo en los casos que lo requieran.