El Compliance Officer: ¿Qué perfil debe tener?

octubre 28, 2017

Por:  Alex Garberí Mascaró José Alejandro Cuevas Sarmiento

La función del Compliance Officer abarca la supervisión, control y vigilancia del cumplimiento normativo de la empresa. Premisa que es bastante amplia y que por tanto obliga a analizar qué características debe cumplir una persona que asuma tales responsabilidades dentro de una empresa.

¿El Compliance Officer debe ser un abogado?

La profesión de abogado implica una serie de conductas propias de un profesional que conoce las normas y obligaciones legales, sabiendo cómo interpretarlas y diseñar estrategias en torno a las mismas. Esa base de formación académica hace propicia la función del abogado para ejercer cargos de supervisión y vigilancia.

Sin embargo, debe distinguirse del rol del abogado defensor. El Compliance Officer velará por el cumplimiento de las leyes, pero es recomendable que la representación y defensa legal de la empresa dependa de otro profesional del Derecho para evitar una confusión en los roles. Es por ello que muchas grandes empresas han optado por separar su Departamento Legal de su Departamento de Compliance.

En este sentido, el rol del Compliance Officer deberá velar por que cada quien dentro de la empresa cumpla con sus funciones, en lugar de interpretar las normas, ejercer o implementar estrategias defensivas en el caso de incumplimiento.

¿El Compliance Officer debe ser un experto en todas las materias?

Al tener la responsabilidad de ejercer el control, supervisión y vigilancia dentro de la empresa, puede existir la percepción de que el Compliance Officer tendría que ser un experto en todas las materias. Sin embargo, esto no sólo es extremadamente improbable en la práctica sino que diluiría toda su capacidad de detectar incidencias al tener que abarcar áreas muy extensas.

El Compliance como disciplina involucra un conjunto de bloques normativos, que dependiendo del país pueden estar agrupados de distintas maneras. El Compliance Officer no tiene que ser un técnico especializado en cada una de ellas, pero sí debe poder supervisar las áreas, detectar los puntos débiles dentro de la organización, tener la capacidad de desarrollar mecanismos de control y controlar su evolución.

Es por ello que muchas empresas farmacéuticas optan por designar a ingenieros químicos como Compliance Officers, o que las TIC se inclinen por un experto en seguridad informática. En la medida en que las empresas tienen estructuras más amplias, se dará siempre el caso de un Chief Compliance Officer que aun siendo experto en alguna de las ramas, deberá confiar en otros profesionales para aquellas que no maneja directamente.

Conviene destacar que en España la noción de Compliance como obligación legal se generaliza a través del Código Penal y creando un catálogo cerrado de delitos que generan responsabilidad penal a la persona jurídica. La transversalidad de la legislación penal, que puede afectar delitos de los distintos bloques normativos, le da al penalista un perfil adecuado para atender los requerimientos de la función de un Compliance Officer integral, siempre trabajando de la mano de profesionales de otras disciplinas que lo asistan en la gestión de otros bloques normativos específicos.

¿Es acertado hablar del Compliance Officer como un policía dentro de la empresa?

 En muchas ocasiones se plantea que el rol del Compliance Officer es el de un policía dentro de la empresa. Al ser la función a cargo de la supervisión y vigilancia, es una percepción perfectamente comprensible. Sin embargo, debe acotarse que las responsabilidades del oficial de cumplimiento deben ir mucho más allá de una mera detección de incumplimientos, debiendo entre otras cosas:

  • Identificar las obligaciones a que están sujetas las empresas (Hard Law y Soft Law).
  • Comprender los procesos y procedimientos de la empresa.
  • Frente a los empleados, el Compliance Officer será el responsable de proveer o coordinar las formaciones en materia de cumplimiento normativo.
  • Responderá por la adecuada comunicación del programa de Compliance.
  • Contribuir en la descripción de las obligaciones de Compliance que sean inherentes a cada área o cargo dentro de la empresa, como parámetro objetivo en la evaluación de desempeño del personal.

Adicionalmente debe implementar las medidas y controles que le permitan conocer oportunamente los riesgos e incidencias, por lo cual la visión del Compliance Officer como “policía” de la empresa, si bien puede ser una analogía válida, debe ir complementada de una serie de elementos que dotan su función de una verdadera autoridad como garante del cumplimiento normativo corporativo.

También te puede interesar:

Compliance Officer: Todo lo que la Empresa debe conocer.

septiembre 29, 2015

  Alex Garberí Mascaró

  José Alejandro Cuevas Sarmiento

 

A raíz de la entrada en vigor del Código Penal en 1 de julio de 2015,  se  habla del Compliance Officer (también llamado Oficial de Cumplimiento o Controller Jurídico), una figura que tendrá una función sumamente importante y delicada dentro de las empresas, y que en otros países ya es considerada como una pieza vital en el entorno corporativo. Aunque desarrollamos ampliamente el tema en nuestra Guía Rápida para Empresas, a continuación exponemos cuatro elementos que toda empresa debe conocer sobre esta función.

 

  1. El Código Penal no regula expresamente al Compliance Officer:

 

Ni la reforma al Código Penal del año 2010 ni la reciente modificación que entró en vigor el 1 de julio de 2015, establecen mención alguna al Compliance Officer como tal. Sin embargo, sí establece esta última la obligación de cumplir con un deber de supervisión o vigilancia dentro de la empresa, que implícitamente se refiere al cargo en cuestión; esto como condición sine qua non para hacer valer la exención de responsabilidad de la empresa en el supuesto en que se concrete un delito que genere responsabilidad penal a la misma.

 

  1. La función de supervisión y vigilancia puede ser organizada de distintas maneras:

  

  • Una persona designada exclusivamente para esa función (Compliance Officer).
  • Un Comité organizado para atender los asuntos relacionados con cumplimiento normativo, que contará con un Chief Compliance Officer como líder del grupo.
  • En el caso de personas jurídicas de pequeñas dimensiones, la función puede ser asumida por el órgano de administración.

 

  1. La función de supervisión y vigilancia debe cumplir con tres condiciones para ser efectiva:

 

Si bien existe flexibilidad en cuanto a la forma en que se puede configurar la función de supervisión y vigilancia, sí debe en todo caso cumplir con ciertas condiciones:

 

  • Tener acceso directo al órgano de gobierno: A fin de mantener comunicación directa con quienes toman las decisiones y poder notificar oportunamente toda incidencia y las recomendaciones.
  • Independencia: Como garantía de la objetividad y autonomía de la función, que deberá ser ejercida sin ningún tipo de sesgo o temor a represalias.
  • Nivel de autoridad apropiada y recursos adecuados: Que garanticen la efectividad de las medidas y recomendaciones de la función de supervisión y vigilancia.

 

En el caso de las personas jurídicas de pequeñas dimensiones (aquellas que por ley estén autorizadas a presentar cuentas abreviadas), que opten por atribuir las funciones de supervisión y vigilancia al órgano de Administración o alguno de sus miembros, deberá buscarse un mecanismo que permita compatibilizar estos tres elementos con las funciones operativas, para lo cual conviene asesorarse con expertos en la materia y buscar soluciones efectivas que protejan tanto a los Administradores como a los responsables de la función y a la empresa. Se trata de evitar, en definitiva, situaciones de conflicto de intereses que puedan perjudicar en última instancia a la empresa.

 

  1. La función de supervisión o vigilancia no exonera de responsabilidad a los Administradores

 

Aunque el Compliance Officer tendrá atribuido un conjunto de responsabilidades directas que deberá cumplir como parte de su función y será el garante del cumplimiento normativo dentro de la empresa, los Administradores siguen siendo responsables de su supervisión a fin de la función se ejecute adecuadamente.

 

Asimismo, deberán discutir periódicamente los asuntos relacionados con Compliance, atender las recomendaciones del Compliance Officer y demostrar un compromiso permanente con el cumplimiento, como parte del programa de prevención de riesgos penales.

 

Si bien la ignorancia podía resultar una eximente en un pasado, hoy en día el no conocer sobre un hecho o una conducta dentro de la empresa, puede representar una falta grave a la obligación de supervisión y derivar en responsabilidad penal para la empresa y para el Administrador personalmente.

 

También te interesa:

[double_line_divider]

Compliance personalizado y a medida.

La dedicación y transparencia distinguen nuestros servicios de asesoría, en consonancia con nuestra capacidad para entender las necesidades de la pequeña, mediana industria y comercios.

Para la implementación de sistemas de gestión de Compliance Penal y formación al Compliance Officer visita la sección de Consultoría o escríbenos a info@garberipenal.com.

[button align_button=’center’ a_fffect=’fadeInLeft’ link=’http://www.garberipenal.com/contacto/’ background=’#967433′ border=’#ffffff’ color=’#ffffff’ hover_bg_color=’#ffffff’ hover_border=’#967433′ hover_text_icon_color=’#967433′ icon=’info-sign’]Contáctenos[/button]