Los canales de denuncias: Una solución empresarial al fraude y la corrupción

septiembre 22, 2016

Los canales de denuncias son un medio provisto por las empresas para que sus stakeholders puedan informar sobre cualquier hecho o sospecha respecto a situaciones que pongan en riesgo el buen actuar de la empresa.

Una de las principales ventajas de los canales de denuncia es que previenen el fraude interno, resguardando los intereses de la compañía. En segundo lugar, mitigan el riesgo de conflictos legales, y por último contribuye a la transparencia en la gestión del negocio.

Los ‘whistleblowers’: Héroes anónimos de las empresas.

Aunque se ha comenzado a hablar de los canales de denuncias como una medida eficaz dentro de un programa de Compliance Penal, lo cierto es que se trata de una solución mucho más amplia, que ofrece a las empresas una alternativa para convertir a su personal, proveedores, clientes en guardianes del patrimonio empresarial y la reputación de la marca. Según cifras de la ACFE (Association of Certified Fraud Examiners) en su estudio anual sobre Fraude Ocupacional de 2016, el 39.1% de los fraudes internos cometidos por personal de una empresa, son detectados inicialmente por una denuncia.

fraude-trabajo

Esto quiere decir que 2 de cada 5 fraudes a empresas son descubiertos porque un empleado es quien lo comunica, y es por ello que las empresas están implementando canales de denuncia formales, a través de mecanismos que garanticen la confidencialidad y protejan al denunciante frente a cualquier tipo de represalias.

Es importante destacar que del mismo estudio se desprende que la denuncia es el principal método de detección de fraude tanto en PyMES como en grandes empresas, lo cual rompe el paradigma de que los sistemas éticos y líneas éticas sólo son útiles en grandes empresas.

Y a manera de contraste para valorar el impacto de los sistemas éticos, en el caso de organizaciones con una línea de denuncias, se detectó el fraude en 47.3% de los casos, mientras que en organizaciones sin línea de denuncias se detectó en apenas 28.2% de los casos.

canal-denuncias

 

Una llamada oportuna al canal de denuncias previene costosos conflictos legales.

La detección a tiempo de incidencias y posibles infracciones legales, permite a la empresa planificar su reacción, iniciar las investigaciones pertinentes, subsanar los daños y notificar a las autoridades cuando corresponda. La ejecución de estas medidas involucra potenciales pérdidas en multas, transacciones, gestión de la crisis, además del posible lucro cesante y daño emergente, y de la inversión en recursos humanos y tiempo que debe dedicar la empresa a atender el asunto.

Es por ello que el canal de denuncias debe enfocarse como una vía efectiva para generar eficacias, ahorrar costes y tiempos a la empresa, en lugar de ser considerado como un requisito o exigencia formal para cumplir con el programa de Compliance.

En el caso de PyMES, la implementación de un canal de denuncias es también un aval frente a los proveedores, aliados y clientes de la empresa, quienes tendrán la garantía de que podrán informar a su stakeholder de cualquier situación irregular o incidencia para que ésta sea atendida.

No contar con un canal de denuncias ya no es una opción.

Hay quienes piensan que los canales de denuncias son una carga para la empresa porque la obliga a investigar denuncias que en ocasiones pueden ser falsas o pudieran ser utilizadas para difamar el buen nombre de algún trabajador o la reputación de la empresa. Sin embargo, el se trata de un medio necesario para conocer lo que ocurre dentro de la empresa de una manera objetiva, segura y confiable, de una fuente que tiene acceso a información que de otra forma no podría conocerse por los responsables del cumplimiento normativo.

La solución por tanto, no es omitir el canal de denuncias, sino implementar mecanismos efectivos de investigación que permitan filtrar la información, descartando aquella que no sea relevante ni pertinente, y procediendo a investigar formalmente aquellas denuncias que enciendan los niveles de alarma.

Por otra parte, no escuchar al trabajador que tiene intención de denunciar una irregularidad es uno de los mayores errores que puede cometer una empresa hoy en día, no sólo porque atenta contra una cultura de ética corporativa transparente, sino porque aquellos trabajadores que no son escuchados por sus empresas, suelen recurrir a las autoridades, como ha sido el caso de grandes empresas como Enron (quiebra), GlaxoSmithKline (750 millones de dólares en multas), Pfizer (2.300 millones de dólares), entre otros.

José Alejandro Cuevas Sarmiento es Legal & Compliance Project Manager en Garberí PenalPara la implementación de sistemas de gestión de Compliance Penal, por favor contacte con nuestros expertos o comuníquese al 937 004455 de 09:00 a 19:00, de Lunes a Viernes.

Causas y consecuencias de la corrupción.

agosto 30, 2016

La corrupción supone un grave obstáculo para avanzar en la consolidación de los sistemas democráticos, amenaza la estabilidad política y produce una pérdida de credibilidad en el gobierno y en las instituciones públicas.

 

corrupción-causas-consecuencias

 

También te interesa:

7 elementos de una cultura de Ética Corporativa eficaz

julio 5, 2016

 

El desarrollo de una cultura de Ética Corporativa es un elemento esencial de todo modelo de Compliance. No se trata sólo de establecer un sistema de cumplimiento normativo para evitar sanciones, sino de generar realmente conductas positivas dentro de la empresa que contribuyan al logro de los objetivos del negocio de forma responsable y que genere valor para todos los stakeholders.

Por ello os compartimos estos 7 elementos que contribuyen a la generación de una cultura de ética corporativa eficaz.

1. El objetivo del negocio, no debe ser maximizar los beneficios a toda costa.

El objetivo debe ser obtener rentabilidad a la vez que genere empleos, produzca beneficios a la sociedad y a su entorno en general. Esto implica una manera de hacer negocios que no involucre prácticas cuestionables ni tomar riesgos excesivos que puedan poner en peligro la continuidad del negocio.

Si bien el foco debe mantenerse en los resultados, no basta con alcanzar las cifras deseadas, sino que deben alcanzarse a través de los valores de la empresa.

2. “Tone at the Top”, el ejemplo empieza desde arriba.

Son los propios directivos de la empresa quienes deben fijar el tono de la cultura corporativa; no sólo a través de Políticas y Protocolos de Actuación que contemplen las prácticas esperadas y prohibidas, sino ejerciendo un liderazgo modelo, conforme al cual sus propios empleados los reconozcan como personas de una ética intachable.

La responsabilidad por hacer lo correcto debe ser asumida por quienes toman las decisiones estratégicas en la compañía y permear esa cultura en sus empleados. De lo contrario, cualquier intento de implementar una cultura corporativa será interpretada por los trabajadores como falsa o incoherente.

3. Pensar fuera de la caja, actuar dentro de la legalidad.

Cada oportunidad de negocio tiene implícito una serie de riesgos, algunos que pueden ser asumidos dentro de los principios y valores de la empresa y cumpliendo con la legalidad (no existe el riesgo “cero”). Sin embargo, debe valorarse concienzudamente cuáles son los riesgos asumibles y cuáles son aquellos que vulneran las líneas éticas fijadas por la compañía, teniendo en cuenta no sólo la legislación sino cómo repercutiría esa actividad en la imagen de la empresa (reputación), sus trabajadores, directivos, proveedores, clientes y en la comunidad.

4. La ética corporativa es función de todos en la empresa.

Cada persona dentro de la empresa debe conocer la ética corporativa y asumirla como parte de sus responsabilidades. No basta con implementar un Código de Conducta, un canal de denuncias y crear un Departamento de Ética o Compliance; la ética es dinámica y debe permear la organización. Todas las personas de la organización tienen la responsabilidad de actuar éticamente, desde el Presidente al determinar las inversiones de la empresa, hasta los operarios que deben facturar sólo lo que requiere el cliente.

5. Los proveedores también deben cumplir con el modelo ético de la empresa.

Cada día más las empresas dependen de proveedores externos para la prestación de sus servicios o elaboración de sus productos. No obstante, esta subcontratación -si bien limita las responsabilidades legales hasta cierto punto- no exime a la empresa del deber de exigir un mínimo de condiciones a sus proveedores, particularmente respecto a las condiciones laborales de sus trabajadores, el respeto a los Derechos Humanos o el cumplimiento de requisitos de calidad que garanticen la seguridad de los productos.

6. Debe terminarse la relación con clientes que no mantengan una ética corporativa aceptable.

Las compañías con una ética corporativa sólida, deben estar dispuestas a tomar la difícil decisión de terminar su relación con clientes que no se comporten de una forma ética, cuando éstos intenten influenciar a la compañía de forma inadecuada. Esto es un reto para los negocios, particularmente cuando dependen económicamente de dicho cliente. En este tipo de disyuntivas debe prevalecer el cumplimiento de los principios y valores de la compañía, así como su Código de Conducta.

7. La Responsabilidad Social Corporativa es una forma de autorregulación de la ética en la empresa.

Aunque para algunas empresas la Responsabilidad Social Corporativa es un requisito legal o una manera de mejorar su imagen ante el público, su función principal es la de integrar distintos elementos de ética corporativa dentro del modelo de negocios de la compañía, valorando las perspectivas ambiental, social y económica. La implementación de un plan de RSC, junto con un sistema de Compliance robusto que contemple lo relativo al cumplimiento normativo, permite a la empresa gestionar adecuadamente su ética corporativa.

 

José Alejandro Cuevas Sarmiento es Legal & Compliance Project Manager en Garberí PenalPara la implementación de sistemas de gestión de Compliance Penal, por favor contacte a nuestros expertos o comuníquese al 937 004455 de 09:00 a 19:00, de lunes a viernes.

 

También te puede interesa: