Consejos para Prevenir el Blanqueo de Capitales

julio 21, 2015

 Alex Garberí Mascaró

 José Alejandro Cuevas Sarmiento

 

Una de las mayores preocupaciones de las autoridades en la actualidad, es el blanqueo de capitales. En la medida en que la delincuencia organizada logra introducir fondos obtenidos ilegalmente en el sistema financiero para dar apariencia de legalidad, se generan riesgos para multiplicidad de sujetos y empresas. La solución que han conseguido los entes reguladores a nivel mundial se resume en el establecimiento de controles preventivos, que dificulten el ingreso de esos fondos ilegales al sistema financiero y al mismo tiempo contribuyan a la detección de conductas ilícitas y su posterior investigación.

 

Este cambio progresivo de un sistema legislativo en donde quien no delinque no puede ser sancionado, a un esquema en donde quien no es suficientemente diligente en la prevención puede ser sancionado, ha obligado a las empresas a adaptarse y cambiar su manera de hacer –y documentar– sus negocios. En Espana, la Ley 10/2010 contempla una serie de obligaciones para las personas jurídicas en materia de prevención. Y aunque no todas las empresas deben cumplir con dicha norma (se establece un listado de sujetos obligados), sí existen unos principios básicos cuya aplicación no sólo contribuiría a la prevención del delito sino a la sana operación del negocio. A continuación 5 consejos prácticos para prevenir efectivamente el blanqueo de capitales:

 

  1. Mapeo de Posibles Riesgos:

 

Cada negocio tiene sus riesgos propios derivados de su actividad, dimensiones, zona de operación y transacciones realizadas, por lo tanto no existe una solución única ni un modelo único para detectar los posibles riesgos. Los ejecutivos a cargo del negocio deberán, en todo caso, considerar cada una de estas circunstancias, entender las vulnerabilidades y tomar las medidas de control necesarias para reforzar tales aspectos.

 

Por ejemplo las actividades comerciales y de servicios de consumo que no necesariamente se encuentren dentro de los sujetos obligados a cumplir con la Ley 10/2010, deberán mantener un estricto control de su relación de ingresos y gastos, así como mantener los sistemas que le permitan detectar anomalías o fluctuaciones extraordinarias sin causas aparentes.

 

  1. Diseño de un Código de Conducta y un Manual de Prevención de Blanqueo de Capitales:

 

El Código de Conducta es uno de los elementos que toda persona jurídica debería tener, en función de lo previsto en el artículo 31 bis del Código Penal recién reformado. Más allá de ser un catálogo de los valores y principios del negocio, debe tener una aplicación práctica y denotar el compromiso de la empresa con la prevención del blanqueo de capitales y, en general, de cualquier práctica delictiva o incluso que pudiese ser percibida como tal por terceros.

El Manual de Prevención de Blanqueo de Capitales es una obligación para los sujetos contemplados en el artículo 2 de la Ley 10/2010 que a su vez cumplan con las características exigidas por el Reglamento de dicha Ley en cuanto a su tamaño y cifra de negocios; sin embargo, es recomendable que toda empresa que detecte riesgos, aún no obligada por Ley, implemente un Manual de Prevención de Blanqueo de Capitales en donde describa sus funciones de control interno y las actividades que se llevarán a cabo para mitigar los riesgos.

 

  1. Designación de función de Supervisión, Vigilancia y Prevención.

 

Como todo sistema de gestión, debe existir una persona a cargo de la supervisión, vigilancia y prevención del blanqueo de capitales. Las características de esta función dependerán de si es un sujeto obligado según la Ley 10/2010 y su Reglamento. En caso de no serlo, estas funciones pueden estar asignadas al personal o directivo designado por la empresa, siendo siempre recomendable que se trate de una persona que goce de independencia de criterio y esté dotado de ciertos recursos para investigar e implementar medidas.

 

  1. Due Dilligence para Clientes y Contratistas.

 

Para muchas empresas, sobre todo aquellas no sujetas a las obligaciones previstas en la Ley, el riesgo puede derivar no sólo de su actividad de negocio, sino de la de sus clientes o incluso contratistas. Antes de entablar una relación comercial, la empresa debe investigar suficientemente a la parte con quien está negociando, a través de un Due Dilligence para determinar quién es la empresa, si es lo suficientemente solvente como para cumplir con sus obligaciones, y que las transacciones tengan un sentido lógico aparente.

 

  1. Comunicación Eficiente y Formación.

 

Para engranar un verdadero sistema de prevención de blanqueo de capitales y que sea eficiente, deben conjugarse los elementos anteriores y una comunicación a dos vías eficiente. La empresa tiene que comunicar las medidas a su personal, quien tiene que conocerlas e insertarlas en sus procesos; a la vez que éstos deberán informar a la empresa sobre cualquier situación de riesgo que detecten. Esto se logra a través de formaciones por un lado, y garantizando que serán escuchados los trabajadores que realicen cualquier denuncia, sin que se vaya a tomar alguna represalia contra él.

 

Si deseas más información o asesoría en materia de Compliance o Responsabilidad Penal de la Persona Jurídica, puedes consultar nuestra sección de Prevención de Blanqueo de Capitales o contactarnos a través de info@garberipenal.com.

 

También te interesa:

[double_line_divider]

Compliance personalizado y a medida.

La dedicación y transparencia distinguen nuestros servicios de asesoría, en consonancia con nuestra capacidad para entender las necesidades de la pequeña, mediana industria y comercios.

[button align_button=’center’ a_fffect=’fadeInLeft’ link=’http://www.garberipenal.com/contacto/’ background=’#967433′ border=’#ffffff’ color=’#ffffff’ hover_bg_color=’#ffffff’ hover_border=’#967433′ hover_text_icon_color=’#967433′ icon=’info-sign’]Contáctanos[/button]

 

 

 

Claves sobre la Reforma del Código Penal

junio 29, 2015

  Alex Garberí Mascaró

  José Alejandro Cuevas Sarmiento

El próximo 1 de julio entra en vigor la reforma del Código Penal aprobada mediante Ley 01/2015, de 31 de marzo de 2015. Desde Visto para Sentencia advertíamos los cambios aprobados por el Congreso, que en su mayoría han sido aprobados también por el Senado tla como estaban previstos. A continuación algunas de las claves que deben tenerse en cuenta sobre el marco legal que empezará a aplicarse a partir de mañana:

 

1 – Modificación del Régimen de Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas:

 

Se establecen los requisitos que deben cumplir las personas jurídicas a fin de no incurrir en responsabilidad penal en los casos en que se presente un delito en su seno, bien sea cometido por sus representantes o aquellos bajo la supervisión y vigilancia de éstos.

Se exige, entre las condiciones, que se implementen sistemas de gestión eficaces y adecuados dirigidos a la prevención de delitos.

 

2 – Prisión permanente revisable:

 

Se establece esta figura para aquellos delitos graves  tales como homicidios agravados o múltiples, regicidio, magnicidio, genocidio o crímenes de lesa humanidad, y consiste en penas no menores a 25 años en la cual pudiera otorgarse la libertad de cumplirse con ciertas condiciones o, lo que es lo mismo, persistiendo la posibilidad de seguir cumpliendo la pena de privación de libertad si no se cumplen.

 

3 – Sustitución de las Faltas por Delitos Leves:

 

Se suprimen las faltas y en su lugar entrará un régimen de delitos leves, muy similar al del su predecesor y que se encuentra regulado en el Libro VI de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, ahora denominado “Procedimiento de Faltas Leves”.

 

4 – Reforzados los tipos delictivos relacionados con la corrupción:

 

Varios supuestos de hecho han sido modificados de manera que existe ahora un marco legislativo más estricto en materia de lucha contra la corrupción, entre ellos destacan:

  • Corrupción en los Negocios:Anteriormente corrupción entre particulares. Se precisan los supuestos de corrupción activa (quien ofrece), corrupción pasiva (quien recibe), y quien soborne a una autoridad en nombre de un tercero.
  • Financiación Ilegal de Partidos Políticos:Se incluye un nuevo tipo delictivo para sancionar este tipo de conductas.
  • Cohecho:Se incrementan las penas de inhabilitación.
  • Cohecho y Soborno de Funcionarios Extranjeros:Se precisan los supuestos y se equiparan el cohecho con funcionarios europeos al caso de funcionarios de otros países.

 

5 – Modificación en los delitos societarios y patrimoniales:

 

El nuevo delito de administración desleal se sustrae a su ubicación exclusiva entre los delitos societarios para erigirse como conducta general aplicable a supuestos de exceso en las atribuciones de la persona, entre los delitos patrimoniales, mientras que la apropiación indebida ahora sanciona la custodia indebida.

 

6 – Insolvencias Punibles y Frustración de la Ejecución:

 

Se incluye un nuevo capítulo dirigido a tratar profusamente la frustración de la ejecución, distinguiéndola de la insolvencia punible.

 

7- Reforzado el Régimen de Propiedad Intelectual:

 

Se incrementan las penas por la comisión de este tipo de delitos (en el caso de plagio hasta cuatro años) y se extienden los supuestos a fin de abarcar las conductas relacionadas con la explotación económica de las obras protegidas sin autorización de los titulares por el ánimo de obtener un beneficio directo o indirecto.

 

Si deseas más información o asesoría en materia de Compliance o Responsabilidad Penal de la Persona Jurídica, puedes consultar nuestra sección de Derecho Penal Económico o contactarnos a través de info@garberipenal.com.

 

[double_line_divider]

Compliance personalizado y a medida.

La dedicación y transparencia distinguen nuestros servicios de asesoría, en consonancia con nuestra capacidad para entender las necesidades de la pequeña, mediana industria y comercios.

Para la implementación de sistemas de gestión de Compliance Penal y formación al Compliance Officer visita la sección de Consultoría o escríbenos a info@garberipenal.com.

[button align_button=’center’ a_fffect=’fadeInLeft’ link=’http://www.garberipenal.com/contacto/’ background=’#967433′ border=’#ffffff’ color=’#ffffff’ hover_bg_color=’#ffffff’ hover_border=’#967433′ hover_text_icon_color=’#967433′ icon=’info-sign’]Contáctenos[/button]

 

Siete delitos contra la privacidad e intimidad (I)

mayo 26, 2015

 Alex Garberí Mascaró y  José Alejandro Cuevas Sarmiento

El descubrimiento de secretos y la vulneración de la intimidad personal son dos supuestos que se han regulado con mayor fuerza en la reforma del Código Penal que entra en vigor el 1 de julio de 2015, tras la modificación integral del artículo 197 (ahora 197 bis, ter, quater y quinquies). Se adopta un enfoque orientado a impedir los ciberdelitos perpetrados a través de las nuevas tecnologías y con ello ampliar la protección de la intimidad, en un entorno en donde cada vez son más los datos personales e información que es registrada a través de sistemas y programas informáticos, o intercambiada a través de medios digitales.

En este sentido, el legislador ahora contempla 7 tipos delictivos en la materia, que se desprenden del artículo 197, bis, ter, quater y quinquies, y que enunciamos a continuación:

1. Descubrimiento de secretos o vulneración de la intimidad de otro (espionaje personal):

Ocurre cuando una persona se apodera sin consentimiento de otra de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico, documentos o efectos personales con el fin de vulnerar su intimidad o descubrir sus secretos. También cuando se interceptan las telecomunicaciones o se utilizan artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación. Una infracción de este tipo se presenta cuando una persona, a través de un programa informático instalado en un ordenador, accede a la información de otros usuarios de una red sin su consentimiento.

2. Apoderamiento, utilización o modificación de información reservada en perjuicio de un tercero:

Tiene lugar cuando una persona se apodera, usa o altera los datos reservados de carácter personal o familiar de otra persona, que se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, o en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado.  Este delito se concreta cuando una persona accede a la información privada registrada y protegida de un tercero, vulnerando los sistemas de seguridad o a través de engaños que le permitan hacerse con la contraseña, pero en todo caso sin la autorización del titular de los datos o información.

3. Difusión, revelación o cesión a terceros de datos, hechos, o imágenes captadas, posterior a su descubrimiento o apoderamiento de forma ilegítima:

Este delito se concreta cuando la persona que tuvo acceso a tales informaciones sin autorización del titular, las divulga o revela públicamente o ante terceros. De acuerdo al segundo apartado del numeral 3 del artículo 197 CP, será sancionado incluso quien realice la divulgación sin intervenir en su obtención pero conociendo su origen ilícito. Puede presentarse, entre otros casos, cuando un hacker que se hace de las imágenes de alguna celebridad, las hace públicas o las vende a un tercero que, a sabiendas del origen ilícito, de igual manera las publica.

Cuando los hechos descritos en los apartados anteriores afecten a datos de carácter personal que revelen la ideología, religión, creencias, salud, origen racial o vida sexual, o la víctima fuere menor de edad o persona con discapacidad, las penas se prevé más elevadas, lo mismo que se cuando se cometan por los responsables de los ficheros, soportes o registros informáticos, o bien se realicen con fines lucrativos.

4. Difusión, revelación o cesión a terceros de imágenes o grabaciones que menoscaben gravemente la intimidad de esa persona:

Así, en los casos en que se comparta con terceros o se divulguen vídeos o imágenes que se obtuvieron incluso con anuencia de su titular, en un entorno íntimo y fuera del alcance de la mirada de terceros, también se estaría incurriendo en un delito sancionado por la legislación penal. Se trata de un tipo penal que sanciona la publicación de vídeos o grabaciones que, aún obtenidas con consentimiento, no lo fue con la intención de hacerlos públicos, y que lesionan gravemente la intimidad.

La Ley prevé una pena agravada cuando quien realiza la conducta es o ha sido cónyuge o persona con análoga relación de afectividad, la víctima sea menor o incapaz o se realice con fines lucratrivos.

5. Intrusión:

Cuando una persona accede o permite a otra el acceso al conjunto o una parte de un sistema de información protegido con mecanismos de seguridad que vulnera, o se mantiene en él en contra de la voluntad de quien tenga el legítimo derecho a excluirlo, estamos en presencia de una intrusión, delito que también está sancionado en nuestra normativa. Por ejemplo, un sujeto que utiliza un programa para infringir la seguridad de un sistema, teniendo así acceso a la base de datos o monitorear toda la información entrante y saliente.

6. Intercepción de transmisiones o datos:

Se refiere a aquellos actos orientados a interceptar transmisiones no públicas de datos informáticos que se produzcan desde, hacia o dentro de un sistema de información, incluidas las emisiones electromagnéticas de los mismos, mediante la utilización de artificios o instrumentos técnicos, sin estar debidamente autorizado. Tiene semejanza con el supuesto de intrusión, pero en este caso no sería necesario entrar al sistema, sino se trataría de una mera intercepción de mensajes entrantes y salientes, como puede ser la utilización de un software que refleje en un móvil toda la información que recibe otro móvil.

7. Uso de programas informáticos o contraseñas para fines ilícitos:

No sólo se sanciona a quien comete la infracción del secreto o la intimidad, sino también a aquellos que brindan las herramientas para ello, sea un programa informático concebido para tales fines, o el suministro de contraseñas o códigos de acceso que permitan al infractor acceder a todo o parte de un sistema. La ley sanciona todas las conductas dirigidas a producir, adquirir, importar o, de cualquier modo, facilitar a terceros este tipo de herramientas. Por ejemplo, cualquier software diseñado para desencriptar contraseñas o monitorear información de terceros, o para engañar a los sistemas y causar la conducta deseada por el infractor. Las conductas deben ir dirigidas, evidentemente, a favorecer la comisión de las conductas de espionaje o apoderamiento de datos reservados de carácter personal (1 y 2).

Si desea más información o asesoría en materia de Compliance o Responsabilidad Penal de la Persona Jurídica, por favor contacte con nuestros expertos o comuníquese al 937 004455 de 09:00 a 19:00, de Lunes a Viernes.

También te interesa: