No sabes nada Compliance Officer
Comunicación No hay comentarios

Foto: Flickr.

Pero lo bueno, es que hasta de la fantasía se pueden ir aprendiendo lecciones que ayuden a cualquier responsable de cumplimiento en su día a día.

Game of Thrones ha sido un fenómeno cultural, no sólo por el interés que ha generado en los millones de televidentes y lectores que nos hemos enganchado a la saga, sino por un reflejo particular de la relación de los humanos con el poder. Entre otras cosas, nos enseña que el bien y el mal, como absolutos, rara vez existen y que las decisiones -más que las intenciones- tienen consecuencias.

Para no perdernos en el universo de personajes de George RR Martin en su Canción de Hielo y de Fuego, vamos a quedarnos con algunas lecciones de los personajes que ejercieron el liderazgo como Reyes de Westeros. Si además de los que aparecen abajo identificáis alguna otra lección que podamos trasladar al Compliance, fantástico porque así abriremos el debate.

Por mantener la buena práctica de advertir, os comento que, si no habéis visto la última temporada de Game of Thrones, debo advertir que hay ligeros spoilers a continuación.

1. Robert Baratheon y la importancia de implementar un sistema de Compliance.

El Rey Robert Baratheon gobernó Westeros por años, y tuvo una gestión regular, pero solvente. Su muerte desencadenó los eventos que transcurrieron durante ocho temporadas en la serie de HBO y cuyo desenlace aún desconocemos en la saga de George RR Martin.

Pero antes de morir, nos deja varias lecciones sobre la importancia de contar con un sistema de gestión de Compliance, que se asemejan a lo que puede ocurrir en organizaciones pequeñas o familiares que concentran sus procesos y conocimiento de la compañía en una sola persona y que no están preparadas para enfrentar cambios o situaciones imprevistas.

Robert lograba resultados con lo justo, pero no se involucraba en la gestión diaria del Reino, ni se preocupó por fomentar una buena cultura corporativa, elementos que habrían permitido una sucesión ordenada y la continuidad de su gestión una vez fue dado de baja, mediante la participación de un equipo gestor competente. En su lugar, su Consejo actuó distribuyéndose parcelas de poder que interactuaban entre sí sólo cuando había un beneficio de por medio.

Un Compliance Officer en su Consejo habría detectado que Littlefinger no era un tesorero apto, e incluso habría podido dar una respuesta a la denuncia puesta por Ned Stark sobre el incumplimiento de requisitos del sucesor de Robert, el Rey Joffrey.

2. Joffrey y la ausencia absoluta de tone-from-the-top.

Joffrey representó el liderazgo tóxico propio de empresas que no sólo no fomentan una cultura corporativa sino que premian las conductas delictivas y desplazan intencionalmente cualquier control que pueda existir.

Y aunque pueda parecer exagerado, hay líderes que toman decisiones con un criterio similar al que exhibió Joffrey:

  • Sanciones a empleados sin cumplir con un procedimiento debidamente documentado y de forma totalmente arbitraria.
  • Prácticas de mercado agresivas para eliminar a la competencia, incumpliendo la normativa en la materia.
  • Incumplimiento del deber de informar a los stakeholders sobre el estado de la Compañía.

3. Tommen y la hypegiaphobia.

A diferencia de Joffrey, Tommen Baratheon no era un Rey autoritario, sino más bien todo lo contrario. Durante su corto reinado, pudimos apreciar las dificultades que se le presentaban a la hora de tomar decisiones.

En cada reunión con sus directivos, le veíamos dudoso y altamente influenciable, lo cual representa un error garrafal en materia de cumplimiento normativo. Sea en el caso del líder de la organización o del Compliance Officer, este tipo de conductas genera un riesgo importante, porque paraliza y deja expuesta a la organización ante hechos que no se están controlando adecuadamente.

Alain Casanovas identifica este miedo irracional a la responsabilidad en materia de Compliance como hypegiaphobia y lo relaciona con la aversión a los riesgos. En efecto, esta situación es nada deseable en posiciones de liderazgo porque en ese intento de evitar cualquier tipo de riesgo, lo que se consigue es renunciar al control y dejar que sean circunstancias externas las que condicionen el resultado.

4. Cersei Lannister y la gestión de la reputación.

Hay estrategias comerciales que resultan rentables a corto plazo, pero que socavan la reputación de la organización frente a aliados que resultan estratégicos a mediano y largo plazo o frente a los propios clientes.

Si a los trabajadores, por ejemplo, se le imponen condiciones excesivamente duras, confiándose en la necesidad de éstos, puede que se vean obligados a aceptar por un tiempo, pero en el momento que encuentren una alternativa, no dudarán en realizar un cambio.

De igual forma los clientes, cuando ven que el servicio que reciben no es óptimo, serán más susceptibles a valorar otras alternativas, especialmente cuando se les hace una oferta y luego no se cumple. Esto puede derivar no sólo en baja de clientes sino en eventuales reclamos legales que terminarán incendiando las líneas telefónicas de atención al consumidor.

Cersei Lannister aprovechó cada oportunidad para concentrar el poder de gestión en sus manos, y en el camino fue socavando su reputación y confiabilidad como líder. Perdió la confianza de todos sus stakeholders y a pesar de contar con recursos económicos para afrontar tiempos difíciles, su mala reputación fue uno de los factores clave de su pérdida de liderazgo.

Desde el área de Compliance se gestiona información clave que permite a una organización tener la visibilidad para mejorar la toma de decisiones, no sólo desde el punto de vista legal sino considerando también el impacto organizacional. Si Cersei hubiera contado con un Compliance Officer que le mantuviera al tanto de los riesgos reputacionales que implicaba el incumplimiento de su contrato de envío de soldados al Norte, o le hubiese explicado que la ejecución de rehenes es una violación al Convenio de Ginebra sobre Derechos Humanos, quizás habría tomado otras decisiones.

5. Daenerys Targaryen y el fake Compliance.

Todo lo que puede llevar a que una organización apoye la gestión de un líder, se puede destruir con una mala decisión, y llegado a ese punto puede ser tarde para recuperar el liderazgo.

Daenerys Targaryen decidió, voluntariamente, cometer un acto contrario al marco legal y con ello terminó alienando a gran parte de sus trabajadores, que se sintieron traicionados por la organización de la cual formaban parte.

Esas son las consecuencias de un fake Compliance. Cuando en una organización existe un Código de Conducta, unas políticas corporativas y se pone de manifiesto una cultura de cumplimiento, pero ésta no es cumplida por la propia dirección, hay una brecha que puede terminar condenando a toda la organización.

Y esto es lo que suele ocurrir en las grandes organizaciones que ya cuentan con un sistema de Compliance implementado, pero se toman decisiones que demuestran poco compromiso con ese sistema. Lo hemos visto recientemente en el sector automotriz, farmacéutico y tecnológico.

De allí la importancia de que el Compliance se gestione de manera coherente y cohesionada con los objetivos de la organización, integrándose en los procedimientos que deben cumplir todos los empleados, mandos intermedios y la alta dirección.

Conclusiones:

La guardia del Compliance Officer nunca termina, pero se puede hacer más sencilla si reforzamos el muro de cumplimiento normativo de la organización, teniendo en cuenta las lecciones aprendidas:

  1. Implantar un sistema de Compliance permite dotar a la organización de un mecanismo de defensa, dando visibilidad al más alto nivel de la organización y dotando de credibilidad las acciones ejecutadas para que la gestión no se vea perjudicada por eventuales situaciones de riesgo que escapen de su control. Aquí encontrarás más información.
  2. El tone-from-the-top es un elemento esencial para la eficacia del sistema de Compliance. El liderazgo debe tener una conducta ejemplar, pues de lo contrario se propicia un clima de malas prácticas que afecta no sólo al liderazgo, sino al resto de la organización. Entre otras cosas, para construir el tone-from-the-top se requiere formación.
  3. Tanto las posiciones de liderazgo como los responsables de Compliance deben ser conscientes de los riesgos inherentes a la actividad que realizan y gestionarlos de manera oportuna. Tener a las personas clave en los cargos claves, y una estrategia que permita a todos los responsables conocer las implicaciones de sus decisiones es esencial para la sostenibilidad del negocio. En nuestro mailing gratuito, Compliance Think, encontrarás varias guías sobre la gestión de los riesgos penales y cómo debe actuar el Compliance Officer.
  4. La reputación debe gestionarse, pues es el activo más importante de una organización. En ese sentido, debe tenerse en consideración que el beneficio no se mide únicamente en rendimiento económico y considerar los intangibles que inciden en la sostenibilidad del negocio: Buenas relaciones con los proveedores, nivel engagement del personal, baja conflictividad laboral, consideración de las Administraciones Públicas, valoraciones en rankings de reputación que repercuten en la imagen de la organización frente a los clientes y usuarios, etc.
  5. El fake Compliance puede tener un impacto enorme en una organización, y los líderes que no actúen de forma coherente con la legislación y las buenas prácticas pueden terminar respondiendo personalmente por sus incumplimientos, y las organizaciones deberán sanearse para continuar existiendo, a riesgo de terminar sometida a penas y sanciones. Y la mejor solución para poder contar con un sistema de Compliance eficaz, es con la asesoría de expertos en la materia.

José Alejandro Cuevas Sarmiento es Legal & Compliance Project Manager en Garberí PenalPara la implementación de sistemas de gestión de Compliance Penal,  contacta con nuestros expertos o comunícate al 937 004455 de 09:00 a 19:00, de Lunes a Viernes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *